Neodeterminismo neuronal

Jorge tiene siete años y persigue abuelitos, esa mezcla de flor y pelusa que crece salvaje en los campos…. quiere convencerte que si encuentra uno lo suficientemente grande, al soplar con todas tus fuerzas se cumplirán tus deseos… Jorge lo cree y lo vive con tanta pasión que uno casi desearía poder creerle… Donde tú solo ves hierbajos, él ve una Narnia llena de posibilidades y realidades ocultas… no finge ni pretende impresionar… solo confía… hasta que crezca o madure…

Lo secreto

¡Los humanos nos vamos a Marte! Mars One está organizando el viaje durante el 2023 para fundar una colonia humana en el planeta rojo. Los requisitos son sencillos, hablar algo de ingles,  y tener habilidades sociales. Sin límite de edad, recibirán el entrenamiento adecuado en habilidades tecnológicas, médicas y psicológicas para resistir la soledad. Varios españoles se han presentado voluntarios. Hasta aquí nada raro, muchos hemos soñado con viajar al espacio o ser astronautas. La novedad consiste en que es un viaje sin retorno, se puede ir pero no se podrá volver… ¿Qué puede llevar a alguien a querer abandonarlo todo para encerrarse en una burbuja tecnológica el resto de la vida? Y por supuesto, en canal cerrado de televisión se emitirá un ‘reality show’ en directo durante 24 horas sobre las tensiones, dificultades y emociones que viven los colonos espaciales.

Second Life

Second life ya tiene más de 35 millones de habitantes. Para quienes no lo conocen, este metaverso,  es un universo virtual más allá de la realidad en el que los habitantes crean su propia vida soñada y  afrontan desafíos y triunfos imaginarios. Los ‘residentes’ en este mundo ficticio acceden mediante un avatar, una representación gráfica de su identidad en internet, y con él establecen relaciones, trabajan, crean, se divierten, hacen amigos y enemigos  y disfrutan de esa ‘segunda vida’ que no está a su alcance en el territorio real. Pueden también fabricar, vender o comprar diferentes productos, hacer películas de cine, votar en las elecciones, hacerse millonarios, participar en el juego con múltiples identidades e incluso asistir a una catedral anglicana… Su anuncio promocional termina diciendo: ‘¡Escápate ahora!

Soñar horizontes, dibujar trayectorias: Los desafíos de la Orientación Escolar para una escuela que se mueve

Llevo años soñando con mi escuela perfecta… Cuando entro en los centros y veo las mesas diferentes en las aulas, los murales llenos de trabajos reveladores de los alumnos, pasillos con casilleros originales, la forma en que se organiza eficazmente un comedor, cómo hace un profesor una dinámica o genera un clima de tensión atenta en clase, lo bien que envejece un tipo de fachada, la estructura de un edificio nuevo, cómo solventar grandes problemas o pequeñas dificultades de forma creativa y original… archivo en mi mente esas imágenes que van construyendo un puzzle de mil y una piezas que jamás será posible encajar. Porque lo ideal suele estar reñido con lo posible…. pero lo posible está siempre más lejos de lo real. Innovar es acercar esas tres dimensiones… orientar es asegurarse que no se pierde el rumbo.
Innovar, orientar, liderar, dirigir, acompañar, crear y transformar, son aspectos distintos de la vida de un centro escolar que son compartidos, de formas diversas, por los docentes encargados de educar a los niños y adolescentes, cada uno desde su función y competencias específicas. Por eso la Orientación no es la responsabilidad exclusiva de especialistas que trabajan al margen o en paralelo a las aulas más académicas, sino que es una función que se ejerce constantemente en todas las actividades que realizamos y que precisamente garantiza que todas ellas se encaminen eficazmente a nuestro propósito común. Todos somos orientadores y marcamos el rumbo que toma nuestra escuela, y cuando remamos en direcciones distintas, no importa con cuanta fuerza, la nave no se acerca a ningún destino. La figura del especialista, del equipo de orientación escolar, tiene entonces un rol de animación, de coordinación, de dibujar los mapas por los que transcurren nuestros viajes, a la vez que mantiene alerta, brújula en mano, a los que llevan el timón.