Pastoral

Los unos y los otros

La pastoral de la diversidad

1. Introducción: Educar para un futuro por construir

                                        ¿Cuándo venga de nuevo qué encontrará sobre la tierra?

     La diversidad es una realidad presente en la naturaleza, que descansa en lo común que define a cada especie….pero cuando la referimos a los humanos, estamos hablando justamente de lo contrario, de aquello que nos diferencia y que constituye nuestra riqueza y nuestro desafío. La diversidad humana es ambivalente… remite a lo único, lo específico, lo propio, lo cultural, herencia o raíces, historia y tradición que enriquece a la humanidad… pero refiere también a diferencias dañinas, prejuicios, discriminación, desigualdades e injusticia, miseria y opresión… El discurso de la diversidad incorpora elementos subjetivos de percepción, ideologías y respuestas de construcción social, y por lo tanto está abierto al debate y la controversia.

     En el año 2000 los extranjeros empadronados en España no llegaban a un millón. En los últimos 5 años esta cifra se ha multiplicado hasta rozar, con o sin papeles, a los cinco millones. Este fenómeno ha puesto de manifiesto no solo un proceso de cambio social sino una transformación de la misma comprensión que tenemos de nosotros mismos y de la naturaleza de nuestra convivencia. La diversidad no es el fruto de la inmigración sino que se ha ocultado bajo generalizaciones y estereotipos colectivos que no han resistido la experiencia del encuentro con los otros venidos de lejos. La radicalidad de las exigencias de entendimiento, diálogo y reestructuración que ha supuesto la llegada masiva de otras lenguas, culturas, religiones, e incluso de una nueva clase social, nos ha ayudado a repensarnos y valorar el respeto a lo que cada uno tenemos de diferente y lo que constituye lo común. Nos enfrentamos, sin posibilidad de evadirnos, a la existencia de las diferencias, al aprecio de otras diferencias, y esto ha hecho que reconsideremos el valor del pluralismo, que no está reñido con la unidad, pero sí con la uniformidad.

Sigue leyendo

La Iglesia, lugar de encuentro antropológico

Haz clic sobre este texto para descargarte el artículo en pdf

Transmitir la fe

     Con esto de la crisis, están apareciendo propuestas de lo más creativas… Me llega una realmente novedosa: A partir del 2014 en el estado de Virginia, en EEUU se podrá utilizar un servicio llamado ‘Voyager’, para lanzar al espacio las cenizas de los muertos. Esto supondrá una desgravación fiscal importante y unos costes relativamente baratos si los comparamos como está morirse por aquí: 1000 dólares si se les deja pululando por el espacio y 10.000 si el destino es la luna… ¡qué dirían los poetas!… La empresa, que se llama Celestis, promociona el viaje de los seres queridos por el espacio profundo, abandonando el sistema Tierra-Luna en un viaje celestial permanente… El turismo funerario ofrece a los familiares una visita guiada por las instalaciones del puerto espacial de la NASA… ¡Hay que ver!… Antes para ir al cielo había que ser buenos y ganarse el privilegio…pero ahora parece que hemos modernizado los métodos…

     Lo tenemos crudo para hablar del cielo… acabamos de intentarlo en un itinerario para acompañar el despertar religioso de los niños pequeños, que ayude a los educadores y catequistas a invitar desde la infancia a la experiencia del encuentro con Jesús resucitado… En la transmisión de la fe caemos muchas veces en la tentación de convertir el evangelio en un manual de reglas y normas para comportarse bien, de reducirlo a un recetario de soluciones para ganar seguridades y tranquilizar conciencias… nos resulta muy difícil lo de la escatología en un imaginario trasnochado de angelitos navideños que tocan instrumentos de viento sin corriente eléctrica durante toda la eternidad… Tenemos que buscar nuevos lenguajes, iconos y metáforas que nos ayuden a contar a los niños que Jesús resucitado vive entre nosotros y nos invita a disfrutar de la vida que no se acaba.

     Celebramos de nuevo la Pascua y toca remover esas ansias que todos tenemos de viajar eternamente por los cielos no explorados, se sentirnos libres de ataduras, de tocar los territorios que no alcanzamos a soñar en nuestras vidas pequeñas y ocupadas…¡y sin esperar a que las naves espaciales nos lleven de excursión!

http://www.21rs.es/