Aprender de otros en Pastoral

     En innovación y gestión del cambio de Centros Educativos, una de las claves fundamentales es mirar a los mejores. Es muy importante ver experiencias de aquellos que han intentado con éxito lo que nosotros creemos imposible. Así, durante los últimos años, una de nuestras líneas de trabajo ha sido recopilar diferentes iniciativas pedagógicas y de organización escolar que han logrado mejorar en profundidad el rendimiento y aprendizaje de los alumnos. Pero ahora andamos a la búsqueda de la ‘excelencia pastoral’…¿Dónde podemos ver escuelas que están haciendo una pastoral viva, dinámica, comprometida y eficaz para aprender con ellas?

     Esta semana hemos visitado el St Agustine’s Catholic School en Worcestershire en Inglaterra. Sam Downes es la capellana del centro, y coordina una amplia red de voluntarios, alumnos, profesores y personas que colaboran desde parroquias e instituciones. La capellanía equivale a nuestro Departamento de Pastoral. Nos enseñó materiales, actividades con tutores, programas de iniciación a la oración y  cooperación con ONGs diversas… Pero nos impresionó especialmente la intensidad del acompañamiento personal a través de muchas iniciativas: Los alumnos de los últimos cursos reciben una formación específica sobre como acompañar a los menores, y apoyan a los tutores de los cursos inferiores en pequeños grupos, clubs de tiempo libre, chats…etc. Pero también ‘apadrinan’ en una relación personal, a alumnos que están en una situación especialmente vulnerable, bien por razones personales, bien académicas. En el programa ‘Arco Iris’  apoyan a alumnos que están viviendo una separación o pérdida de alguien querido. Sam habla mucho de la importancia de personalizar los procesos de invitación y seguimiento de la fe. Todos estamos de acuerdo, pero ellos han encontrado los tiempos y las maneras de llevarlo a cabo.

     Aprendemos mucho unos de otros. Comienzan las jornadas de Pastoral de Fere y, durante diez fines de semana, miles de profesores nos encontramos para compartir tanto bueno que sí hacemos también en Pastoral. Una cosa que he aprendido es que para cambiar las cosas hay que creer con pasión en que pueden hacerse mucho mejor y buscar con rigor las maneras.

Carmen Pellicer